domingo, 8 de enero de 2012

La sobreimpresión

 Un tema interesante y básico para poder mandar los archivos a imprenta correctamente, sobre todo para que el preimpresor no tenga nada que corregir y así ahorrarnos algún que otro dolor de cabeza. Vamos a ver que es exactamente y como trabajar y tratar con ella en diferentes programas.

La impresión offset, hablamos de cuatricromía, se compone de cuatro planchas, a cada una de las cuales corresponde un color de tinta transparente: cian, magenta, amarillo y negro. Con la combinación de estos cuatro colores conseguimos una amplia gama de ellos, de hecho la mayor parte de las cosas que ves impresas, exceptuando las que tienen tintas planas, se componen de la combinación de éstos. Éste tipo de impresión se conoce como impresión por separaciones.

La sobreimpresión es la combinación de algunos de estos colores sin que tengan una reserva de color. Supongamos que nuestro diseño tiene dos estrellas amarillas sobre un fondo cian. Imaginemos, además, que una de ellas la sobreimprimimos por error, el resultado no será el esperado ya que obtendremos un fondo cian con una estrella amarilla y otra verde… ¿pero qué ha pasado?

 
Al dar la orden de sobreimprimir le estamos diciendo al objeto que superponga su color al que está debajo, consiguiendo una mezcla de colores. Si por el contrario la orden es de no sobreimprimir, a la estrella se le reservará su espacio en él o los colores inferiores, no imprimiéndose ninguno, que no sea el amarillo, en ese espacio. Lo entenderás mejor con la imagen inferior.
Cuando trabajamos con objetos con reserva es necesario usar valores de reventado, que es una pequeña superposición de los bordes, para cubrir pequeños desplazamientos. En la imagen inferior tienes una muestra de impresión, amarillo y un Pantone verde, que no está bien registrada y donde se puede apreciar parte del calado de las letras. En este caso el desplazamiento es bastante y el reventado no llega a cubrirlo.


A tener en cuenta:
• El negro cubre siempre y los colores claros no lo hacen, a no ser que estén sobre un color más claro aún.
• Los textos negros, sobre todo los pequeños, hay que sobreimprimirlos aunque estén sobre una imagen.
• El negro sobre ciertas tintas planas, como las metálicas, es mejor calarlo.
• Usando la sobreimpresión y el reventado hay que valorar si nos interesa más la definición o el color de un objeto.
Cómo controlamos y visualizamos la sobreimpresión en distintos programas.

Illustrator
Pues empezamos a tratar el tema a la manera Adobe. Actualmente, con la aparición de la suite CS4, Illustrator e InDesign tienen varias cosas en común. Una de ellas es la sobreimpresión.


Antes que nada, debemos desplegar el panel que contiene el control de sobreimpresión. Ventana>Atributos y ¡tachán! ya podemos controlar como se imprimirán los elementos, teniendo opciones tanto para el relleno como para el trazo. Si, por ejemplo, nuestro objeto no tiene relleno, el checkbox correspondiente aparecerá desactivado.

La otra ventana indispensable para tener todo perfectamente como queremos es Ventana>Previsualizar separaciones.
Antes de CS4 Illustrator tenía forma de trabajar con la sobreimpresión pero no de previsualizarla, así que esta utilidad te facilita muchísimo las cosas. Por defecto está desactivada y veremos los distintos elementos totalmente sólidos. Si activamos la previsualización todo se aclara, simulando la sobreimpresión de los objetos que pudieran tenerla.


InDesign
Illustrator ha heredado la manera de trabajar la sobreimpresión de InDesign, así que todo es bastante parecido. El primer paso es Ventana>Atributos.

Luego Ventana>Salida>Previsualización de separaciones. En el submenú Salida vas a encontrar más cosas útiles para terminar de ajustar el documento, entre ellas los valores de reventado.

Hay que tener especial cuidado cuando tengas un elemento negro al 100% y quieras que tenga reserva, porque aunque le des la orden de que cale puede ser que en el archivo final te salga sobreimpreso. ¿Por qué? Pues muy fácil. Resulta que por defecto InDesign tiene por orden sobreimprimir todo aquello que sea negro y además esté al 100%, no viéndose afectados los matices. La solución a esto la encontramos en las preferencias del programa, Preferencias>Apariencia de negro… Aquí podemos activar o desactivar esta opción según nos interese.

Acrobat Pro
Si en algún momento te llega un arte final y quieres comprobar si los colores están bien, lo puedes hacer tranquilamente con Acrobat. Desplegamos el panel de sobreimpresión, que tiene muchas más utilidades, Avanzadas>Producción de impresión>Previsualización de salida…

El panel funciona, basicamente igual que los de Illustrator e InDesign.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada